Concerning Hobbits

No sabía muy bien cómo empezar, así que me he ido a una de mis referencias literarias para comenzar este blog. Y es que con “Concerning Hobbits” comienza la introducción de “El Señor de los Anillos”, de JRR Tolkien.

No es de eso de lo que vamos a hablar aquí, pero es que soy un poco friki. Aquí estamos para hablar de fotografía analógica. Ya sabéis, fotos de carrete, de esas que hay que esperar a revelar para poder verlas. No soy ningún experto en esto. Ni mucho menos. Apenas he echado a andar en este nuevo (y viejo, a la vez) camino de las fotos de carrete. Estoy empezando a descubrir un mundo, y quiero compartir con el que quiera leerme mi viaje en este descubrimiento.

La primera cámara llegó a mis manos hace ya unos cuantos años. Y como a muchos de mi edad, fue un regalo de 1ª Comunión. Era una compacta de 35mm de esas que ahora llaman “Point and shot” (apunta y dispara). Gasté el carrete ese primer día, y tengo las fotos por ahí (en casa de mis padres, en Cuenca, a ver si puedo ir pronto). Desenfocadas, cortando alguna cabeza… os podéis imaginar. La llevé a algún viaje, en vacaciones, pero la verdad es que no le hice mucho caso. Eso sí, podía pasar horas disparando en vacío, solo por escuchar el “click” del obturador. ¿No os encanta ese sonido?

Pasó el tiempo, fui leyendo cosas aquí y allá y me fue picando el gusanillo. Estaba subscrito a la revista “Desnivel”, de montaña y al “National Geographic” y claro, te dejan con la boca abierta. Y quieres hacer fotos así. En Córdoba, en el año 98 (pasé un año muy divertido apuntado a la universidad) compré para mi cumple una Minolta X-370 S, con un 28-70mm montado.

Mi primera réflex era como esta.

Cámara en ristre me fui a recorrer las calles y monumentos de Córdoba. Algún día compartiré alguna de estas fotos. A revelar, a un laboratorio de 1h, que entonces todavía había varios. Los resultados no eran muy allá, pero no por el revelado, sino por el “artista”.

Años después me pasé a la cámara digital, y dejé aparcada la réflex. ¿Las razones? Supongo que como a muchos, los resultados no compensaban la incomodidad de cargar con el equipo y tener que enviar a revelar los carretes. Se sucedieron dos o tres compactas, que recorrieron bastante monte conmigo, de ahí a una Olympus “bridge” con la que empecé a jugar con la apertura y la velocidad y al final (2007) me compré una Nikon D-80 que aún hoy uso.

¿Y cómo y por qué he vuelto a los carretes? Pues por saturación. El año pasado, fui desplegado en Letonia como fotógrafo (no os he dicho que soy militar) y pasé seis meses tomando fotografías y grabando vídeos a diario para redes sociales oficiales. Aprendí bastante como fotógrafo. Fotografía de acción en el campo, con nieve, sol, lluvia, al amanecer, al anochecer, fotografía de actos oficiales… algún día os contaré mi experiencia. El caso es que terminé un poco saturado de hacer fotos, todo el día cargado con una Nikon D-4S.

Ahí se me ve, en un día normal de curro en Letonia.

Cuando volví a casa, lo que menos me apetecía era ir por ahí haciendo fotos. Peeero, en ese momento, me ofrecieron una cámara que un familiar tenía olvidada en un desván. Así cayó en mis manos una Canon AE1-Program. Y me dije… ¿por qué no? Es un cambio. Me la llevé de viaje un par de semanas después a los Alpes. Y ahora estoy enganchado.

Mi Canon AE1-Program

Y a partir de ese momento, empecé a investigar aquí y allá, llegó la primera sesión de revelado en blanco y negro, otra cámara, carretes diferentes, el revelado a color, el escáner…

Pero eso es lo que os voy a contar a partir de ahora.

Bienvenidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: